Visitamos a Fundación SiMas y te lo cuenta uno de nuestros voluntarios

En el marco de las visitas mensuales que realiza RACI para conocer más de cerca a sus miembros, este mes tuvimos la oportunidad de visitar virtualmente a la Fundación SiMas. Se trata de una organización dedicada a generar cambios en la vida de las personas multiplicando sus oportunidades. La organización trabaja en distintas zonas rurales de Mendoza y Chubut, fortaleciendo espacios en pos de la igualdad y el desarrollo. En esta ocasión, le pedimos a una de nuestras voluntarias, Rocío Díaz, que nos ofrezca su perspectiva sobre esta experiencia.

Como parte del programa de pasantes y voluntarios de RACI, tuve la oportunidad de sumergirme en una organización de alto impacto como es Fundación SiMas. Si bien la visita se hizo remota, puedo decir que fue una increíble oportunidad que me permitió entender en detalle cómo funciona internamente una Fundación.

El enfoque con el que llevan a cabo sus proyectos fue especialmente destacado en la charla con Diego Ariel Dalmasso, el presidente de la Fundación SiMas. Diego comentó que, a la hora de trabajar con comunidades nativas de zonas rurales, la fundación tiene  como principio generar proyectos pensados junto a ellos, de manera colaborativa. De esta manera, todo el proceso se desarrolla codo a codo con los integrantes de cada comunidad, teniendo en cuenta sus necesidades y demandas. Asimismo, los proyectos son itinerantes, por lo cual son los mismos integrantes y habitantes de ese territorio quienes se apropian de ellos y los lideran cuando la fundación finaliza su tarea.

Entre los proyectos más destacados de la Fundación SiMas se encuentra el centro de rehabilitación integral “Bambú” para niños y niñas discapacitados; la primera escuela popular de género Huarpe; la entrega de más de 200 tablets para “Acortar la Brecha Digital de Género”; y la primera radio liderada totalmente por mujeres indígenas. Todas estas iniciativas están atravesadas por una misión fundamental: potenciar oportunidades en situaciones desfavorables.

Me siento agradecida con RACI por haber organizado esta visita, y con Fundación Simas por habernos abierto las puertas al inmenso trabajo de territorio que emprenden sus integrantes. Me llevo una experiencia increíble, y sobre todo un espacio de reflexión sobre la importancia de respetar las demandas e identidades de los grupos con los que se trabaja, que es también un valor de RACI y todo nuestro equipo.

Si querés conocer más acerca del trabajo, las publicaciones y las formas de colaboración de la Fundación SiMas, podes visitar: http://www.fundacionsimas.org.ar/