Digitalización de las finanzas: problema o solución para el desarrollo sostenible?

Nos encontramos ante la era de la “digitalización”, un proceso en constante expansión que abarca y modifica cada vez más áreas y ámbitos – siendo las más prominentes y conocidas la transformación de los mercados financieros y de capital. El impacto de la digitalización en estos mercados es, sin duda, sencillo de detectar. Por ejemplo, está comprobado que el financiamiento digital (digital financing) podría aumentar el PBI de las economías emergentes en 3.7 billones de dólares estadounidenses para 2025.

Sin embargo, cuando hablamos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y los objetivos del Acuerdo de Paris sobre cambio climático, se vuelve más difícil encontrar respuestas a las múltiples preguntas que surgen en torno a cómo aprovechar esta interrupción de la tecnología para garantizar la correcta financiación de estos objetivos.

Para responder a esta cuestión se creó la Task Force on Digital Financing (Fuerza de Trabajo sobre Financiamiento Digital), que no solo busca la mejor manera de aprovechar la “digitalización” – específicamente la cuestiones relacionadas a las “finanzas digitales” o finetech – para financiar dichos objetivos, sino que además busca catalizar las oportunidades que surjan en torno a ello y mitigar cualquier tipo de riesgo asociado.

FINETECH: potenciales digitales con impactos reales

Finetech podría ayudar a garantizar que las decisiones de financiamiento tengan más en cuenta las externalidades sociales y ambientales: desde el riesgo climático hasta los impactos en la comunidad y los estándares laborales. Un claro ejemplo es como el crowdsourcing se utiliza para financiar, mediante el uso de sistemas de pago móviles, la distribución de la tecnología solar, que se hace accesible a las comunidades más pobres.

Sin embargo, la digitalización de las finanzas puede tener serias desventajas. Entre ellas, destaca la automatización de las decisiones de financiamiento, arriesgando la exclusión sistemática de los prestatarios o aseguradores más pobres, de mayor riesgo o simplemente inusuales.

Como cualquier nueva herramienta, es necesario pensar en todas las externalidades y consecuencias tanto positivas como negativas que puede tener su aplicación. La digitalización podría aumentar la transparencia de las decisiones financieras, pero también podría abrir nuevas oportunidades para flujos financieros ilícitos. Actualmente se requiere de un proceso de análisis para fomentar los impactos positivos y reducir los negativos.

Como avanzar hacia una digitalización financiera con impactos positivos?

Se necesitarán políticas, regulaciones y estándares, junto con la tecnología y la innovación del mercado, para alentar los aspectos positivos y mitigar las desventajas de la financiación digital. Sin embargo, hoy en día, la primera generación de reglas que rigen el financiamiento digital se relaciona principalmente con la estabilidad financiera y la protección del consumidor. Aún queda mucho por hacer, en especial en el área que relaciona finetech con el desarrollo sostenible.

Financiar el desarrollo sostenible: comprender y potenciar finetech, un ejercicio para el Task Force on Digital Financing

El Secretario General de las Naciones Unidas entiende perfectamente la importancia central de asegurar el financiamiento necesario para la Agenda 2030. Para ello, lanzó formalmente una estrategia para financiar la Agenda 2030 en la Asamblea General de Naciones Unidas de 2018. El pilar central de la estrategia es el financiamiento digital, seguido de las áreas relacionadas de la política financiera y económica internacional y el apoyo a los estados miembros para avanzar en los planes nacionales para financiar el desarrollo sostenible. El Task Force on Digital Financing de los ODS es el vehículo que ha elegido para avanzar en la comprensión de esta tecnología y llevarla a la practica.

Este grupo de trabajo abordará tres preguntas básicas durante 18 meses:

  1. Que oportunidad ofrece la digitalización de las finanzas a los diferentes aspectos de la Agenda 2030?
  2. Que barreras existen y como pueden aprovecharse las oportunidades y los posibles inconvenientes de la digitalización? De que forma y que medios existen para superarlas y mitigarlas?
  3. Quién debe hacer qué en los sectores público y privado, donde se necesita acción, tanto a nivel local como internacional (cuáles deberían ser los roles clave para la propia ONU)?

Mas allá de pensar, planear y sugerir qué se puede hacer con respecto a la financiación de los ODS, el Task Force buscará una multitud de actores e innovaciones diversos que impulsarán la agenda en la práctica mucho después de que se haya completado su propio trabajo.

Fintech abrirá muchas nuevas formas de catalizar el financiamiento para la Agenda 2030, y creará desafíos que deben abordarse a través de la acción colectiva para alcanzar objetivos políticos. El grupo de trabajo brinda una oportunidad única para comprender y dar forma a estos resultados a medida que surgen antes de que se consoliden en nuevas normas.

Para mayor información visitar: https://www.brookings.edu/blog/future-development/2019/02/11/financing-sustainable-development-is-fintech-the-solution-problem-or-irrelevant/