CIVICUS Monitor: Los derechos fundamentales en los Estados del mundo

CIVICUS, con la colaboración de organizaciones mundiales, investigó y reunió datos con el fin de estimar en qué medida se respetan los derechos humanos y ciudadanos, la libertad de expresión, de manifestación y asociación en el mundo. Con dicha información, confecciona el CIVICUS Monitor, una herramienta que observa el estado del espacio cívico de cada país, clasificándolo 5 en categorías según su estado: abierto, restringido, obstruido, reprimido o cerrado.

Una de las conclusiones es que 24 países tienen un espacio cívico cerrado, 38 países tienen un espacio reprimido y 49 tienen uno obstruido. Sólo 43 países reciben una calificación abierta y 42 una calificación restringida. Esto significa que sólo el 3% de la población mundial vive en un espacio cívico abierto. Más concretamente, los datos reunidos sobre el derecho a manifestarse muestran que 96 países (de los 154 países del presente estudio) han utilizado la coerción para reprimir manifestaciones: detención de manifestantes, interrupción de manifestaciones o violencia contra los manifestantes.

En cuanto a la libertad de expresión, el estudio demostró que un gran número de Estados la censuran para no poner en peligro el poder estatal y económico existente, registrando que hay unos 123 países afectados. A nivel mundial, las personas o grupos más afectados por los ataques del Estado son los periodistas de investigación, defensores de los derechos humanos, grupos de derechos de la mujer y mujeres que defienden los derechos humanos, grupos LGBTQI (excepto en Europa y Asia central) y grupos de derechos de los trabajadores. Los métodos de censura utilizados por los Estados son variados y consisten en: prohibir la difusión de información, difundir información falsa en las redes sociales para diluir lo verdadero de lo falso, bloquear las redes sociales, prohibir o suspender los medios de comunicación, prohibir la proyección de películas que no correspondan a la ética del gobierno, detener a personas que tomen videos o fotos que puedan ser difundidas en el espacio público y así comprometer la situación del país en cuestión, bloquear el uso de aplicaciones VPN, prohibir a los ciudadanos que viajen al extranjero y así emitir información calumniosa sobre su país de origen.

En conclusión, aunque los derechos fundamentales de los ciudadanos a la libre determinación no son respetados por la mayoría de los países, los ciudadanos de todo el mundo siguen protestando a pesar de la represión. Sin embargo, CIVICUS ha observado mejoras significativas en el respeto de los derechos humanos en regiones de todo el mundo, como las leyes contra la difamación en Sierra Leona, República Dominicana y Maldivas, y la legalización del matrimonio de personas del mismo sexo en Taiwán. En el último año, CIVICUS Monitor también ha documentado 11 casos de liberación de defensores de derechos humanos, incluso en Azerbaiyán y Turquía.

Para mayor información: https://civicus.contentfiles.net/media/assets/file/GlobalReport2019.pdf.