Ayuda extranjera: ¿Por qué los países más pobres no reciben lo que necesitan?

En 2016, los países menos desarrollados sólo recibieron un 19.8% de ayuda extranjera.  Este monto es menor en comparación al año 2015 donde percibieron un 23.7% del presupuesto otorgado para Ayuda al Desarrollo. El pico fue en el 2010, cuando estos países recibieron un 26.9% de Asistencia Oficial. Países africanos como la Costa de Marfil, la República Democrática del Congo, Ghana, Mozambique y Senegal son algunos de los países que actualmente reciben menos ayuda que en 2010. Esto demuestra que, a pesar de que 34 de los países en el continente se consideran los países menos adelantados (PMA) la ayuda bilateral tradicional hacia África continúa decayendo.

Los motivos por los cuales se evidencia esta disminución en la ayuda extranjera en los años recientes, son variados. Una razón es el crecimiento de coyunturas nuevas como los gastos por refugiados, por ejemplo. Según convenciones internacionales, los países donantes pueden utilizar la Asistencia Oficial al Desarrollo para apoyar refugiados durante sus primeros doce meses. Por eso, entre 2010 y 2016 la ayuda extranjera hacia los países más vulnerables disminuyó, mientras los gastos por refugiados aumentaron.

El desequilibrio entre la necesidad y la ayuda real puede ser explicado por los criterios que los países utilizan para dirigir la ayuda. Típicamente, los países donantes utilizan tres criterios para esta asignación: interés propio, necesidad y mérito. El interés propio es el más complejo. Proveedores diferentes tienen varios niveles de interés propio, y estos niveles pueden fluctuar entre administraciones diferentes adentro del mismo país. Según los patrones de votación de la Asamblea General de las Naciones Unidas, los intereses propios de Estados pueden tener más valor que las necesidades o méritos de los países de destino. Por ejemplo, es más probable que Estados tiendan a ayudar a sus socios comerciales, y a aquellos con quienes comparten intereses políticos.

Teniendo en cuenta estas variables, los países con más mérito y los más pobres no reciben la mayoría de la ayuda extranjera. Este hecho es muy claro y puede ser explicado por la complejidad de los criterios de interés propio, necesidad y mérito. Esto plantea la pregunta: ¿debe ser otro el criterio para la asignación de ayuda extranjera? Como respuesta, la Asociación Mundial para la Eficacia de la Cooperación para el Desarrollo (Global Partnership for Effective Development Cooperation) enfatiza el uso de un cuarto criterio: la eficacia. Este criterio pone énfasis en la transparencia, la responsabilidad, la orientación, y la colaboración inclusiva de ayuda extranjera.

Hasta ahora, el criterio de eficacia ha recibido apoyo de países desarrollados, países en desarrollo y organizaciones regionales como la Unión Africana. En el futuro, será necesario implementar medidas que cuantifiquen la eficacia de ayuda extranjera para entender e influir en la distribución y asignación de la ayuda.

Para mayor información, visitar: https://bit.ly/2LT7VLL.