#NODEJARANADIEATRÁS

A un año de haber conocido los 17 nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, RACI con el apoyo de CIVICUS y la Embajada de Canadá, se sumó a la iniciativa “Leave No One Behind”, una serie de diálogos nacionales en pos de acercar a comunidades minoritarias.

 

Desde el mes de julio, organizaciones de distintos países se encuentran realizando sus Diálogos Nacionales en torno a la nueva agenda y el pasado 21 de octubre fue el turno de Argentina. Durante media jornada, referentes de Organizaciones de la Sociedad Civil, el sector público, privado y Academia, se reunieron en una sesión de debate deliberativo donde dieciocho representantes de distintos grupos minoritarios expusieron las dificultades que tienen para hacer oír su voz ante los tomadores de decisiones.

 

Como comienzo de la jornada, el equipo de RACI introdujo el evento poniendo de manifiesto los tres objetivos fundamentales de esta campaña global: Identificar las comunidades más marginadas y con necesidad de acceso prioritario a los recursos y programas que están siendo movilizados por los Objetivos de Desarrollo Sostenible; Encontrar y apoyar soluciones innovadoras de la Sociedad Civil que cubran esta necesidad de acceso; y coordinar el compromiso y los esfuerzos de la SOciedad Civil en la aplicación y seguimiento de “No dejar a nadie atrás”.

 

Para esto, la Red convocó a representantes de distintas comunidades o que trabajen con las siguientes temáticas: Género, pueblo originarios, diferentes tipos de discapacidad, sindicatos, tercera edad, LGTBQ, minorías étnicas y religiosas, población rural, Derecho Humanos, medio ambiente, mantenimiento de la paz, fortalecimiento de la ciudadanía, vivienda y población económicamente inactiva. Cada orador participó de un panel donde expuso a la audiencia las dificultades de acceso que sufren a la hora de ser tomados en cuenta e incidir en las discusiones que cambiarán el futuro de su comunidad.

 

Como continuación de la jornada y con la colaboración de la organización Wingu, se procedió a la implementación de metodologías ágiles que le permitieron a los participantes trabajar en grupo, en torno a la siguiente consigna: Identificar diferentes mecanismos y procesos a través de los cuales las comunidades puedan acercarse y hacer oír su voz ante los tomadores de decisión. Los equipos, multi disciplinarios y provenientes de diferentes sectores, lograron establecer buenas prácticas y potenciales herramientas que facilitarían el acercamiento de las  comunidades más relegadas y su integración en la creación e implementación de proyectos que no permitan que nadie se quede atrás.