RACI presentó la herramienta Pulso Cívico en Argentina

El estudio comparativo acerca de la percepción de los líderes del tercer sector sobre la situación de la Sociedad Civil en Argentina, fue presentado el pasado martes 28 de julio, en el marco de un evento organizado por la Red Argentina para la Cooperación Internacional.

 

Durante el primer trimestre del año, RACI estuvo trabajando junto a CIVICUS (la Alianza Mundial para la Participación Ciudadana) en una prueba piloto para Argentina de una herramienta que intenta medir el pulso de la Sociedad Civil global. La metodología apela al envío de una misma encuesta trimestral, dirigida a un panel  compuesto por miembros activos de la Sociedad Civil de todo el mundo, buscando identificar avances o retrocesos a lo largo del tiempo en la percepción de las condiciones del espacio cívico y la  situación de la Sociedad Civil alrededor del mundo.

 

El evento, que tuvo el apoyo del Centro de Innovación Social de la Universidad de San Andrés, contó con un panel de referentes de distintos ámbitos que completó la jornada con un intercambio de lo expuesto por RACI. Dicho panel estuvo compuesto por: Mercedes Jones (presidenta del Foro del Sector Social), Silvia Stang (periodista en el diario La Nación), Gastón Wright (director de Change.org) y Gabriel Berger (director de la Escuela de Administración y Negocios y del Centro de Innovación Social de la UdeSA).

 

Durante la presentación, Guillermo Correa, Director Ejecutivo de RACI, explicó el aspecto metodológico del estudio e introdujo resultados parciales de otros países donde esta herramienta es utilizada desde hace algún tiempo. También comentó que la encuesta apunta a analizar tres indicadores clave a partir de las opiniones de los líderes del sector: los seis componentes del entorno habilitante (con dos categorías adicionales para la libertad en Internet y voluntariado), la probabilidad de llevar a cabo una acción transformadora el próximo año y los eventos clave durante los últimos tres meses junto con los obstáculos para la Sociedad Civil. Según el análisis de las respuestas, los países participantes obtienen puntajes basados en las siguientes dimensiones: libertad de asociación, libertad de reunión y libertad de expresión. El puntaje se cuenta de cero a diez, siendo el último valor, el ideal.

 

En un contexto tan cambiante, hay una gran necesidad de contar con herramientas simples, eficaces y fiables para cuantificar las condiciones de funcionamiento para la Sociedad Civil. A medida que el espacio para la participación ciudadana se va desplazando a un ritmo abrumador, el Pulso Cívico es un barómetro diseñado para rastrear y mejorar nuestra comprensión de las tendencias clave de la Sociedad Civil, a la vez que estimula a los responsables de políticas públicas a mejorar las condiciones donde ocurre el cambio social.