Estado de la Sociedad Civil global 2016

El Informe sobre el Estado de la Sociedad Civil global de CIVICUS del 2016 se centra en la temática de exclusión y sociedad civil. Todos los años, CIVICUS realiza este Informe para comunicar los principales logros de la sociedad civil en su conjunto, entender los desafíos con los que trabaja y fomentar la participación y toma de acción ciudadana mundial.

CIVICUS es la Alianza Mundial para la Participación Ciudadana, una alianza global que nuclea a miembros de la sociedad civil de más de 100 países alrededor de todo el mundo. Dentro de sus principales objetivos encontramos el fortalecimiento de la acción ciudadana global, especialmente en aquellos lugares del mundo donde la democracia participativa y los derechos de libre asociación,expresión y reunión se encuentran amenazados.

Dentro de los principales puntos centrales del Informe, se destaca que la sociedad civil respondió a abusos profundos a los derechos humanos y a la existencia de conflictos, especialmente en la región de Medio Oriente .

Se llevaron a cabo numerosas movilizaciones en las calles “ (…) en donde la indignación pública fue alimentada por sistemas económicos asimétricos y desiguales, por la corrupción, la represión y por el fracaso de los gobiernos para poner los intereses de la ciudadanía en el centro de sus acciones.” El Informe destaca que en casos como los de Guatemala, Islandia y Rumania, se lograron cambios políticos de alto nivel a raíz de las movilizaciones.

Sin embargo, en otros casos, las protestas condujeron a respuestas violentas por parte de los Estados y a persecuciones a representantes de OSC. A pesar de estas limitaciones, la sociedad civil trabaja con las comunidades locales y se presenta, de manera estratégica, como un actor clave en la formulación de respuestas a los conflictos armados y a los desastres naturales. Es por eso que la sociedad civil debe recibir mayor apoyo en la atenuación de estos conflictos y también para poder sortear problemas de financiamiento.

Por otro lado, dentro del escenario mundial, la firma del Acuerdo de París contra el Cambio Climático y el éxito de la Resolución de la Asamblea General con la creación de la Agenda de Desarrollo 2030 se destacan como grandes victorias para la sociedad civil global, debido a su alto grado de involucramiento y a la tarea de garantizar la aplicación plena de los acuerdos.

Un punto muy interesante a ser destacado hace referencia a que el Informe identificó que las OSC no son inmunes a la reproducción de las actitudes de exclusión de las sociedades que las rodean. El Informe destaca la importancia de analizar,dentro de las propias estructuras de las Organizaciones de la Sociedad Civil, cómo se trabaja la temática de la inclusión. A modo de ejemplo, CIVICUS realizó un análisis de los liderazgos de las mujeres en las Organizaciones y encontró que en, en el 2013, de 100 OSC mapeadas, sólo existían 31 casos en los cuales las mujeres lideraban OSC. En el 2016, este número sólo ascendió a 38.

Es por este motivo que uno de los mayores desafíos para las OSC, en la actualidad, hace referencia al trabajo responsable sobre el modelado de buenas prácticas de inclusión, para no socavar la propia legitimidad del sector.

“Gran parte de la vida ciudadana se trata de promover la inclusión.Se trata de amplificar las voces de los marginados, enfrentando las causas de la discriminación, y la promoción de la igualdad de derechos y el acceso a los servicios.”  Sriskandarajah, Director Ejecutivo de CIVICUS

 

Fuente de información:

http://civicus.org/images/documents/SOCS2016/summaries/State-of-Civil-Society-Report-2016_Exec-Summary-ES.pdf